loader

La equinoterapia como estrategia de intervención psicológica. 09/12/2016

La equinoterapia como
estrategia de intervención psicológica.

“Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación”. Proverbio árabe.

Ni más ni menos porque la hemos vivido, sabemos que la adolescencia es un periodo particularmente inestable, producto de grandes cambios físicos, psicológicos y cognitivos. La rebeldía adolescente es, quizá, una manifestación frente a la dicotomía que supone dejar la niñez y acercarse al umbral de la vida adulta.

Sin embargo, aunque hay comportamientos que se entienden como parte de esa transición natural; otros requieren atención y ocupación por parte de los adultos. Los adolescentes con problemas de conducta manifiestan actitudes de impulsividad, agresividad, impaciencia, conductas desafiantes y/o dificultades de atención y concentración.

Cualquiera de esos comportamientos, expresados con cierta intensidad y frecuencia y superando el límite de lo comprensible y aceptable, suelen tener una serie de consecuencias indeseadas y difíciles de revertir si no se les presta la debida atención y tratamiento a tiempo. Algunas de esas consecuencias pueden ser: dificultades en el aprendizaje, fracaso escolar, conflictos en sus relaciones interpersonales, baja autoestima, estados emocionales recurrentes relacionados con la ansiedad, el estrés y la depresión.

Ahora bien, para el tratamiento de todas estas problemáticas lo más adecuado suele ser la terapia (sin discusión); pero, producto de esa sensación de ver todo como una imposición, eso de “necesitas hacer terapia” también suele ser una gran detractora de la motivación adolescente. Y entonces, ¿qué sucedería si al gabinete psicológico le ponemos naturaleza y si a los fastidiosos test les reemplazamos por animales de verdad?

Motivación; sin duda, habría mucha más motivación. Efectivamente, una de las características más interesantes del trabajo con caballos en entornos naturales es que los adolescentes se encontrarán haciendo algo novedoso para ellos y tendrán que poner en práctica habilidades y estrategias nuevas para llevar adelante la actividad.

La equinoterapia supone una gran motivación para ayudar a los jóvenes a superar sus conflictos y para permitirles, de una forma saludable, original y lúdica, redirigir su conducta y sus estados emocionales.

Cabe destacar, que la equinoterapia es una terapia de intervención complementaria al tratamiento profesional tradicional. Por ello, en la actividad participan el especialista equino y el profesional de la salud encargado del tratamiento; ambos son los responsables de hacer una correcta planificación que adecúe las condiciones de las actividades a las necesidades de intervención.

El caballo permite experimentar, fortalecer y desarrollar sentimientos de responsabilidad, respeto, perseverancia y empatía en los adolescentes. Pero veamos por qué.

1. El caballo como generador de estados de ánimo. Las propias características del caballo, hacen que sean animales muy receptivos y sensibles a las reacciones de las personas y tienen una gran capacidad para interpretar el lenguaje no verbal. Así, el adolescente comprobará cómo gestionando sus emociones, la impulsividad y otras conductas disruptivas, evitará problemas como el rechazo del caballo. De esta forma, se verá motivado a seguir regulando su conducta e ir adecuándola en cada momento.

2. El caballo como facilitador equino. La exposición a diferentes estímulos exige a los adolescentes trabajar la concentración, la atención, la memoria y la intuición para poder guiar al animal dentro de las dinámicas propuestas por el especialista equino y el profesional interviniente. Cuando el adolescente entiende que ha logrado que el caballo confíe en él, fortalecerá su autoestima, su autocontrol, su seguridad y su autoconfianza.

En definitiva, y como hemos visto, la equinoterapia es una intervención que debe ser planificada por un profesional y basada en una evaluación previa para poder determinar cómo y cuándo hacerla y qué  actividades hacer en función de las particularidades del caso. Se trata de encontrar canales de comunicación e interacción con adolescentes que presenten algunas de las problemáticas que hemos venido mencionando, con el fin de establecer una vinculación emocional positiva y favorecer lamotivación y la permeabilidad del adolescente al proceso terapéutico completo.

Como equinoterapeuta estarás preparado para: 

  • Manejar los caballos y efectuar los cuidados y el mantenimiento de las herramientas vinculadas a la actividad.
  • Explicar a los intervinientes en las dinámicas de aspectos básicos relacionados con la práctica ecuestre.
  • Adquirir los conocimientos necesarios para comprender el temperamento y el lenguaje del facilitador equino para capitalizar todo su aporte terapéutico.
  • Aprender a realizar planes de actuación adaptados a las diferentes necesidades.
  • Acompañar y dinamizar al grupo durante el desarrollo de la actividad.
  • Resguardar la seguridad de las personas durante las dinámicas con el caballo.
  • Hacer cumplir el código de conducta sobre el buen trato a los animales.

luis lentijo

0 # # # # # # # #

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR